"When Princess Europa was kidnapped by Zeus in bull’s disguise, her father, Agenor, King of Tyre, sent his sons in search of his lost daughter. One of them, Cadmon, sailed to Rhodes. In Delphi he asked the Oracle about his sister’s whereabouts. On that specific point Pythia, true to her habit, was evasive -but she obliged Cadmon with practical advice: "you won’t find her. Better get yourself a cow, follow it and push it forward, don’t allow it to rest; at the spot where it falls from exhaustion, build a town".
Zygmunt Bauman



dimecres, d’abril 21, 2010

Un replicante en Londres...

Hay un lugar en Londres que parece literalmente sacado de la película de Ridley Scott Blade Runner. Eso si le miro el lado 'romántico' y 'enigmático' del estilo Brutalista del Barbican. El 'brutalismo' viene del francés 'beton brut' (cemento puro en otras palabras) y está muy ligado a la escuela de Le Corbusier, quién también tuvo una influencia enorme en Niemeyer y su Brasilia, el 'Barbican' latinoamericano digamos.
Si le miro el lado menos agradable el Barbican Centre también podría parecer una de esas extrañas comunidades donde las personas parecen más parte de una máquina sin identidad, homogénea... a lo fahrenheit 451 de François Truffaut. Esa estética tan singular de hace ya 40 años y tan extraña por la reacción física y emocional que provoca. Por un lado gusta por su 'sinceridad', su lado más honesto con lo humano. Dentro de una sociedad que nos quiere 'divertir' y hacernos olvidar permanentemente que somos uno entre tantos, un poco de humildad no viene mal. Por el otro es inevitable pensar en sociedades alienadas, como las de Orwell o Truffaut.


Fahrenheit, BladeRunner o el Barbican Centre?¿

El Barbican también me recuerda no sé porqué a dos señoras, la una por haberle dado el empujón decisivo (Margaret Thatcher), la otra la mismisima Reina de Inglaterra por haberlo inaugurado con cierto entusiasmo creo yo (digo que lo creo porque me da esa intuición al no tener ninguna prueba de ello aparte de que aprovechó la ocasión para 'celebrar' sus bodas de plata con el distinguido, dicharachero y apasionante duque de Edimburgo). Enfín, el Barbican, ese gran lugar de Londres. Dentro de esa sensación que provoca la verdad es que el lugar se ha convertido en una pequeña ciudad dentro de la gran urbe londinense, con sus cines, sus restaurantes, sus teatros, sus librerías y sus salas de audiciones, casa de la BBC Symphony of London. Y donde encontramos auténticas perlas en forma de exposiciones, como la de Céleste Boursier-Mougenot. Con más de 800.000 visitas en youtube en menos de 4 semanas.

A ver si tengo tiempo y escribo pronto tres líneas sobre dos libros increíbles que me regaló B. en Barcelona. 'Por qué Europa liderará el siglo XXI', de Mark Leonard, y el simplemente fantástico 'Pensar en Europa', de Jorge Semprún.