"When Princess Europa was kidnapped by Zeus in bull’s disguise, her father, Agenor, King of Tyre, sent his sons in search of his lost daughter. One of them, Cadmon, sailed to Rhodes. In Delphi he asked the Oracle about his sister’s whereabouts. On that specific point Pythia, true to her habit, was evasive -but she obliged Cadmon with practical advice: "you won’t find her. Better get yourself a cow, follow it and push it forward, don’t allow it to rest; at the spot where it falls from exhaustion, build a town".
Zygmunt Bauman



dimecres, de novembre 10, 2010

Contrarrestar al grupo

Retomando el tema del que os hablé sobre la oportunidad que podía representar la crisis para iniciar la Europa de la Defensa, la última semana Francia y Reino Unido firmaron un acuerdo de cooperación militar con ciertas características ‘históricas’.
El acuerdo supone principalmente la formación de un pequeño ‘cuerpo’ militar conjunto (de unos 6500 soldados) -la Joint Expeditionary Force-, así como la creación de canales para intercambiar sinergias en el ámbito de la investigación (en materias como la seguridad nuclear y la guerra ciber-tecnológica).
El 'pequeño' matiz es que se trata de un acuerdo ‘bilateral’ y gubernamental, fuera de la esfera comunitaria y por el momento totalmente ajeno a las actividades de la Agencia Europea de Defensa. Como si en prevención de lo que pudiera pasar (la inevitable lógica de integración), los Estados movieran ficha a la antigua...
Así y todo, la razón que ha empujado los dos Estados a cooperar es la misma que vienen defendiendo algunos sectores comunitarios para poner en conjunto los esfuerzos militares teniendo en cuenta el contexto de austeridad presupuestaria. Reino Unido tiene portaaviones, pero no tiene cazas con que llenarlos -y mucho menos presupuesto para construirlos-. Francia sin embargo tiene cazas pero solo dispone de un portaaviones (que está varado la mayor parte del tiempo por manutención).
En la práctica, la precondición para que dicha lógica se traduzca en resultados es que los dos países compartan antes que nada un mismo objetivo militar... El peligro que por divergencia de intereses el mini-ejército se convierta simplemente en un 'no-ejército' es notable (de allí uno de los múltiples intereses de privilegiar una aproximación 'comunitaria' del asunto).  
Faltará pues por ver dos cuestiones: la primera si los demás ‘europeos’se suman o no a la iniciativa (cosa que no agradaría mucho a los ingleses pero que podría significar salvar la visión comunitaria sobre el asunto) y la segunda si esta cooperación de facto tendrá alguna repercusión en el posicionamiento geopolítico de los dos países (como por ejemplo si la existencia de militares 'franco-británicos' podría ser una razón para evitar estrategias divergentes -como pasó con Irak...-).

Sobre el tema os aconsejo los textos siguientes: el artículo de Iain Martin en el WSJ; en Europe27etc un repaso histórico (y crítico) sobre el acuerdo; la cobertura en Europa451 y en El País; y por último la Editorial de Le Monde (donde se insiste sobre la necesidad de decidir entre la OTAN o una 'Defensa' europea. Para el consejo editorial no cabe la menor duda que si se opta por la segunda, dicha defensa no se hará precisamente a dos…).