"When Princess Europa was kidnapped by Zeus in bull’s disguise, her father, Agenor, King of Tyre, sent his sons in search of his lost daughter. One of them, Cadmon, sailed to Rhodes. In Delphi he asked the Oracle about his sister’s whereabouts. On that specific point Pythia, true to her habit, was evasive -but she obliged Cadmon with practical advice: "you won’t find her. Better get yourself a cow, follow it and push it forward, don’t allow it to rest; at the spot where it falls from exhaustion, build a town".
Zygmunt Bauman



dilluns, de juny 13, 2011

La crisis sin fin


La ‘crisis sin fin’. Así la ha empezado a llamar Jean Quatremer en sus densos y elocuentes artículos sobre la reestructuración de la deuda griega.
Copio los enlaces de una pequeña selección de artículos que me han ayudado especialmente a contextualizar la situación y seguir el hilo conductor (por orden cronológico): 
-Grèce: la crise sans fin (sobre cómo los países empiezan a plantearse que una reestructuración de la deuda griega puede que sea, a pesar de sus enormes reticiencias, inevitable), publicado 29.05.11
-La démocratie grecque en crise (sobre los últimos datos que señalan las repercusiones que está teniendo la crisis en la propia credibilidad del modelo ‘democrático’ -da pánico-), publicado el 30.05.11
-Grèce: les scènarios pour sortir de la crise (sobre la cuestión de fondo que habrá que afrontar en algún momento: o mayor federalismo que implique un control de lo que hace cada país por su lado a nivel de sus finanzas públicas, o el caos griego en un futuro no muy lejano), publicado el 06.06.11
-La Grèce ou les écuries d'Augias (sobre las dificultades endógenas y 'endémicas' de Grecia para cumplir sus propios compromisos)
De los cuatro artículos se desprenden dos ideas importantes. La primera que Grecia no va a mejor desde su rescate, sino a peor, y que la 'culpa' la tiene principalmente una clase política que ha creado con el paso del tiempo una desconfianza gigantesca y que no logra encontrar soluciones en un contexto marcado por las enormes presiones y prisas propias del momento.