"When Princess Europa was kidnapped by Zeus in bull’s disguise, her father, Agenor, King of Tyre, sent his sons in search of his lost daughter. One of them, Cadmon, sailed to Rhodes. In Delphi he asked the Oracle about his sister’s whereabouts. On that specific point Pythia, true to her habit, was evasive -but she obliged Cadmon with practical advice: "you won’t find her. Better get yourself a cow, follow it and push it forward, don’t allow it to rest; at the spot where it falls from exhaustion, build a town".
Zygmunt Bauman



dissabte, de desembre 17, 2011

El día histórico que no fue



Sobre la última cumbre del Consejo Europeo del 9 de diciembre:
Empezando por lo básico, los links a los tres documentos que hay que leerse sí o sí, no porque sean particularmente trascendentales, sino porqué estamos momentáneamente sumergidos en una marea de información sobre Europa, y a veces ni se dicen las cosas por su nombre, ni se consigue trasladar lo esencial. Así que el mejor de los análisis que puedo hacer es recomendar, como hago a menudo con legislación comunitaria, la lectura de las fuentes primarias.

Por orden cronológico:
-El proyecto que presentaron los tres Presidentes de la Comisión, del Eurogrupo y del Consejo Europeo -Barroso, Juncker y Rompuy- en vísperas a la cumbre del 9 de diciembre (9 páginas, en inglés)

Del contenido de la cumbre, es decir las implicaciones a nivel práctico, vale la pena quedarse principalmente con 5 cosas:  
1. La regla de ‘oro’. Los Estados se autoimponen equilibrar sus presupuestos. No puede haber una diferencia entre lo que se gasta, y lo que se tiene. Los Estados se autoimponen enmarcar dicho principio en el marco constitucional.
2. Exigirse como máximo un déficit del 0,5% del PIB nominal por año. Se mantiene el principio básico que ya existía con el Pacto de Estabilidad de que ningún Estado puede llegar a tener en ningún caso un déficit mayor del 3% de su PIB nominal por año.
3. Creación de un mecanismo de control que se active de manera automática en relación a estas reglas. Este mecanismo es competencia nacional (art.2 del borrador)
4. En caso de que no se cumplan estas auto-imposiciones extender la posibilidad de llevar el Estado incumplidor frente a la Corte de Justicia Europea (art.8). Sólo los Estados entre ellos tienen la competencia de denunciarse ante la Corte.
5. Promover la convergencia de las economías en Europa. Dicha convergencia es más un principio político que no una creíble hoja de ruta pues no existen una serie de disposiciones prácticas que hayan sido aprobadas.

Dicho esto, mi lectura de la cumbre la resumo con dos consideraciones:
La primera es que se trata de un paso hacia un mayor control presupuestario. Nada más, y nada menos. Por ahora, las 8 páginas y los cambios que se están debatiendo no incluyen ningún elemento que haga pensar que la Unión Europea ha decidido dotarse de una Unión Política, de una Unión Fiscal, o de una Unión Macroeconómica. No hay tampoco ningún nuevo traspaso de competencias que pueda hacernos pensar que el 9 de diciembre marcó un avance en el federalismo europeo.
Dicha lectura nos obliga a tener muy claro, más allá de todos los titulares, que por el momento se han dejado de lado las propuestas que durante algunos meses han sonado con fuerza, y que hubieran supuesto un avance a nivel de solidaridad y de traspaso de soberanía. Ni se habla de eurobonos, ni tampoco de un poder para el Banco Central Europeo más allá del que tiene actualmente en relación a la inflación. Tampoco se habla de atribuir nuevas competencias de supervisión macroeconómica al Parlamento Europeo, ni tampoco de mayores competencias de la Comisión a la hora de vetar o incluso influenciar los presupuestos que puedan votar los Parlamentos nacionales.
Los Estados han decidido primar un sistema continuista e intergubernamental, basado en la idea que cada Estado es responsable por su cuenta y son ellos los primeros que deben autoimponerse el rigor.

La segunda consideración es de índole jurídica. Lo que se votará a principios de año –a no ser que el Reino Unido levante el veto- no será un nuevo Tratado europeo. Los Tratados europeos sólo se pueden reformar o ampliar a la unanimidad de los Estados Miembros. El veto del Reino Unido supone en la práctica que lo que se está discutiendo es un Tratado de cooperación internacional clásico que se basa y se nutre de lo que existe actualmente a nivel comunitario. Este hecho es determinante por un lado porque marca la naturaleza intergubernamental –y no comunitaria- del nuevo Tratado, y por el otro lado porque supone que los principales actores involucrados en este nuevo proyecto son los Estados, dejando en principio al margen las instituciones supranacionales como la Comisión o el Parlamento.

Debido a todo ello el 9 de diciembre no marca ningún hito ‘histórico’ y más si lo comparamos con algunas de las apuestas abiertamente federalistas que se han debatido en las últimas semanas (véase por ejemplo la propia propuesta conjunta entre Barroso-Rompuy-Juncker).

En la cabeza de los que han liderado el proceso, Francia y Alemania, el mal de la crisis sigue siendo exclusivamente el tema del equilibrio presupuestario, y los actores que siguen primando en el continente son los Estados.  No hay ninguna estrategia conjunta para la pérdida de competitividad. Tampoco hay medidas significativas que vayan más allá de los actuales sistemas de solidaridad –i.e el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiero (MEEF)-.

Como ciudadanos deberemos hacernos dos preguntas importantes a medida que avance el proceso:
1)      1. ¿Hasta que punto estamos de acuerdo con esta estrategia política para salir de la crisis? ¿Qué trasfondo social e ideológico conlleva? ¿Será suficiente para calmar la crisis de confianza y la especulación de los mercados que a la par retro-alimenta la situación?

2)      2. ¿Qué iniciativas se llevaran a cabo durante los próximas días para que este acuerdo goce de la mayor legitimidad democrática posible?  ¿Se incluirá al Parlamento Europeo, en tanto que órgano de representación europea, en las discusiones?

Vuelvo mañana para comentar, caso aparte, lo que para mí fue la auténtica revelación de la cumbre… los ingleses!

Posts de aquí y de allá relacionados:
-Trataditis, por Basteiro
-Canutos, por Jubilee en BlogEuropa.eu