"When Princess Europa was kidnapped by Zeus in bull’s disguise, her father, Agenor, King of Tyre, sent his sons in search of his lost daughter. One of them, Cadmon, sailed to Rhodes. In Delphi he asked the Oracle about his sister’s whereabouts. On that specific point Pythia, true to her habit, was evasive -but she obliged Cadmon with practical advice: "you won’t find her. Better get yourself a cow, follow it and push it forward, don’t allow it to rest; at the spot where it falls from exhaustion, build a town".
Zygmunt Bauman



dilluns, de gener 30, 2012

Pensando Europa

Hola, este fin de semana publico un artículo en El Europeo sobre el último Report Global Go-To sobre Think Tanks. 


Como ya va siendo tradición el Think Tanks and Civil Societies Program de la Universidad de Pennsylvania ha publicado en enero el Global Go To Think Tanks Report 2011. El anuario ha ido ganando popularidad por su capacidad de ofrecer un ranking de aquellos centros que se distinguen por su reputación y prestigio internacional, pero también por su calidad académica y nivel de influencia (...).

Desde 2006, cuando se publicó el primer Report, el equipo dirigido por G. McGann ha ido integrando –y mejorando- la iniciativa con nuevos criterios. Este año destacan por ejemplo la evaluación de los think tanks en función del uso que hacen de las redes sociales, o los que han conseguido ganarse una plaza en el panorama del pensamiento planetario con un presupuesto de menos de 5 millones de dólares. Sin pretender ser una radiografía exhaustiva o perfectamente representativa el estudio nos muestra la ‘big picture’ del sector. La tendencia general es clara: el diferencial entre las regiones occidentales que han monopolizado tradicionalmente el debate académico sobre lo político, económico y social y los emergentes se acorta a una velocidad feroz.

Algunos periodistas nos han ofrecido un análisis de los resultados en clave ‘nacional’ (véase por ejemplo el post de Torreblanca en su blog Café Steiner). Vale la pena también hacer una pequeña evaluación en clave ‘europea’. Tal y como sugiere el estudio en su apartado metodológico, los think tanks son un reflejo de la salud de nuestra estructura social. Son una parte cada vez más fundamental de lo que llamamos ‘sociedad civil’, tanto por su capacidad para analizar y organizar la marea de información que nos rodea, como por su capacidad de erigirse como canales de participación, influencia y comunicación con los estratos políticos. El ‘conocimiento’ será la materia prima del futuro, también para una política que sigue siendo poco reactiva y que ha perdido su capacidad de liderar los debates de nuestra sociedad... En este sentido el estado de los think tanks que ‘estudian’ la Unión Europea es también una manera de tomarle la temperatura al proyecto continental. ¿Hay gente ‘pensando’ y reflexionando sobre Europa? ¿Son estos grupos un referente para la Unión Europea y sus instituciones?

La primera respuesta, viendo las cifras totales, podría hacernos pensar que a pesar de las regiones emergentes que suben con fuerza Europa sigue siendo –con Estados Unidos- la cuna de los think tanks. El 27% del total mundial de este tipo de centros son europeos (frente al 30% americanos). La localización en territorio europeo contrasta sin embargo con el número que se dedican a ‘Europa’. Dicho de otro modo, de los muchos think tanks en el Viejo Continente la mayoría siguen focalizando en temáticas ‘nacionales’. De los 50 primeros centros en Europa sólo 8 se dedican totalmente o parcialmente a reflexionar sobre la política comunitaria (sexto puesto: Center for European Policy Studies (CEPS), Bélgica; noveno puesto: Bruegel, Bélgica; décimo puesto: European Council on Foreign Relations (ECFR), Reino Unido; decimoséptimo puesto: Center for European Reform (CER), Reino Unido; treintaidosavo puesto : European Union Institute for Security Studies (EUISS), Francia; treintaiseisavo puesto: European Policy Center, Bélgica).

Por sectores, la Unión Europea tampoco destaca. Sólo tres think tanks que trabajan principalmente sobre la UE aparecen en la lista de los centros mejor evaluados en relación al impacto en políticas públicas. En el panorama de las relaciones internacionales, sólo los ya mencionados ECFR, EUISS y el belga European Centre for International Political Economy (ECIPE) aparecen en la lista.

La nota más significativa y sobre la que vale la pena detenerse un minuto es el ranking de los mejores think tanks asociados a ‘partidos políticos’. Allí, curiosamente, el estudio de la Unión Europea florece. Sólo por citar algunos: Foundation for European Progressive Studies (FEPS), Bélgica; European Ideas Network, Bélgica; Foundation for European Union Democracy, Bélgica; Robert Schuman Foundation, Alemania/Francia; Institute of European Democrats, Bélgica…

Todos estos think tanks son, en la mayoría de casos ‘belgas’. El pensamiento sobre la Unión Europea está organizado como la estructura política de la Unión (podéis ver un listado más completo de los think tanks sobre Europa en el directorio de Notre Europe). Todo converge hacia Bruselas, hacia el denominado –a menudo despectivamente- ‘oasis’ comunitario….

El pensamiento europeo deberá, al igual que los debates políticos sobre el futuro de la Unión Europea, descentralizarse y federalizarse (hay ya algún notable intento en esa dirección como la Fundación Catalunya Europa). Falta también desprenderse de la estructura de partido, que sigue canalizando en la mayoría de casos el pensamiento académico sobre Europa.

Acabo con una última mención, en relación a mi último artículo en esta revista, sobre el creciente liderazgo polaco. En parte coincidencia, en parte también como un ejemplo más del momentum que vive el país, Polonia es uno de los poquísimos Estados de Europa del Este (y de toda Europa diría yo) que consigue situar dos centros en el top50 mundial (el Polish Institute of International Affairs (PISM); y el Center for Social and Economical Research (CASE)). Además, el CASE ocupa no sólo el número 25 en la escala global, sino que es el quinto think tank mejor valorado con un presupuesto de menos de 5 millones de dólares. El requilibrio de los centros de pensamiento no sólo es a nivel mundial, sino también a nivel interno, en Europa. Entre eso que llamaban con cierto tono burlón la Europa occidental, y la Europa del Este...