"When Princess Europa was kidnapped by Zeus in bull’s disguise, her father, Agenor, King of Tyre, sent his sons in search of his lost daughter. One of them, Cadmon, sailed to Rhodes. In Delphi he asked the Oracle about his sister’s whereabouts. On that specific point Pythia, true to her habit, was evasive -but she obliged Cadmon with practical advice: "you won’t find her. Better get yourself a cow, follow it and push it forward, don’t allow it to rest; at the spot where it falls from exhaustion, build a town".
Zygmunt Bauman



dijous, de maig 17, 2012

De Juppé a Fabius: ¿menos Europa?

Una pequeña mención en clave europea sobre los ministros del primer gobierno bajo la presidencia de François Hollande. El Quai d'Orsay, ministerio de Asuntos Exteriores, lo ocupará Laurent Fabius. Le acompañará como ministro ‘delegado’ de Asuntos Europeos Bernard Cazeneuve. Obviamente la política europea les juzgará en función de sus acciones a partir de ahora, pero las ‘señales’ que denotan sus recorridos anteriores no son precisamente señales de ‘fervor europeísta’.

Fabius y Cazeneuve fueron dos de los estandartes del bando del NO en el referéndum fallido de 2005. Será tal vez que alguien le habrá recordado a Hollande que tiene más votantes que se decantaron por el ‘no’ entre sus filas que entre las de su contrincante, Nicolas Sarkozy, a pesar de que éste último fuese muy criticado por su falta de liderazgo y compromiso con una Europa más ‘fuerte’. Algunos guardan un muy mal recuerdo sobre la forma y el fondo de los argumentos que empleó Fabius en 2005, rozando la simple falta de honestidad política al defender que Europa no ‘entraría en ninguna crisis institucional’, o repetir falsamente que existía un 'Plan B'. Por no mencionar la instrumentalización política del referéndum presentándolo exclusivamente en clave nacional (anti-Chirac, pro-proteccionismo y como si no tuviera nada que ver con ‘Europa’). Lo más preocupante es que Fabius decidió hacer campaña a pesar de haber perdido un referéndum interno dentro del PS sobre el Tratado, consulta que se celebró a expresa petición suya. Podéis repasar los argumentos que esgrimía el campo nonista (y en particular el ahora ministro de exteriores) aquí y aquí. Todo eso para al final acabar ‘redescubriendo’ las virtudes de Europa en 2008… como nos recordaba Quatremer. Con perspectiva la crisis actual sólo ha hecho que beneficiar al  Fabius oportunista y sin apoyos de 2005. 

En clave de política europea los analistas coinciden en calificar a Fabius de 'gaullista' (que en lenguaje europeo significa principalmente la visión intergubernamental y realista del proyecto comunitario).

La cara de la moneda podría verse representada en el nuevo Ministro de Defensa, De Drian, un europeísta fervoroso, y que puede impulsar la olvidada y muy necesitada Europa de la Defensa. Podéis leer un buen perfil en Bruxelles2. De Drian será un contrapunto europeísta muy necesario en el gobierno socialista, al igual que lo fue, en cierta medida, Alain Juppé, en la última etapa de Sarkozy.

Hollande no se ha arriesgado, o se ha arriesgado mucho, dependiendo de como se mire. Tal vez ha preferido la prudencia, y probablemente las matemáticas electorales, pero no está exento de riesgo poner de número tres y como responsable de las relaciones exteriores el que fuese tu mayor rival en la batalla de 2005... En todo caso los nuevos ministros que deberán lidiar con la política europea no suponen una ruptura con la etapa anterior, ni tampoco, al menos por el CV, una 'revolución' proeuropea.

Sin embargo Hollande se juega mucho en Europa. El nuevo Presidente tendrá poco más que los 100 días de gracia para cambiar no sólo el rumbo de la política europea, sino para, esperemos, darse cuenta que lo que necesita Europa es otra forma de hacer política, y otra visión para avanzar en la única dirección que nos garantiza un futuro: más federalismo, más conectividad/participación entre instituciones y ciudadanos, más solidaridad, más liderazgo y más crecimiento económico.

Ministros y Europa. ¿Gato por liebre?