"When Princess Europa was kidnapped by Zeus in bull’s disguise, her father, Agenor, King of Tyre, sent his sons in search of his lost daughter. One of them, Cadmon, sailed to Rhodes. In Delphi he asked the Oracle about his sister’s whereabouts. On that specific point Pythia, true to her habit, was evasive -but she obliged Cadmon with practical advice: "you won’t find her. Better get yourself a cow, follow it and push it forward, don’t allow it to rest; at the spot where it falls from exhaustion, build a town".
Zygmunt Bauman



dilluns, d’agost 20, 2012

Presupuesto Europeo: algo más que euros


En septiembre, cuando los eurodiputados vuelvan al trabajo, se encontraran encima de sus mesas la propuesta del Consejo relativa al presupuesto para el año 2013. El mensaje de los Estados es claro: austeridad. El texto, aprobado por mayoría cualificada sin el voto del Reino Unido, Suecia y Holanda –pues lo consideraban demasiado generoso-, plantea un aumento del 2,79% en relación al presupuesto de este año.

Estos números chocan frontalmente con la propuesta que realizó la Comisión el 25 de abril, donde sugería un aumento de hasta el 6,8%. Para el equipo de Durao Barroso las razones son muy claras. Por un lado se acaba el marco financiero 2007-2013, lo que significa que todos los pagos atrasados relativos a ese período deberán hacerse ahora.
Segundo, la Unión Europea necesitará más fondos si quiere cumplir el acuerdo político que los propios Estados adoptaron en la cumbre de junio y que preveía 130 mil millones de euros para el crecimiento.
Y tercero, según la Comisión, es la cantidad necesaria para respetar los acuerdos que ya están firmados. Sin ese dinero se deberá escoger qué facturas se pagan y cuales no. El riesgo es que algunos estudiantes, pequeñas y medianas empresas, investigadores, agricultores y regiones no cobren a tiempo lo que la UE les debe.
La batalla será feroz. El Parlamento Europeo decide en pie de igualdad con el Consejo, y en caso de desacuerdo el presupuesto para 2013 se decidirá en un comité de conciliación, como ya ocurrió el año pasado. Una buena muestra del distanciamiento cada vez más duro que existe en este tema entre los intereses de los Estados y el resto de instituciones europeas.

Además, antes de que acabe el año la Unión también deberá renovar su marco financiero plurianual para el período 2014-2020. A seis meses de la fecha límite hay opciones para todos los gustos: desde aumentar los recursos propios de la Unión y darle cierta capacidad tributaria como defienden Francia, la Comisión y el Parlamento, hasta disminuir un 15% el presupuesto como proponía recientemente uno de los analistas ingleses más leídos.
Detrás de todas estas opciones, algunas irreconciliables, hay un debate de fondo sobre la propia naturaleza de la Unión. En los próximos meses la cruzada se librará en el campo de los números, pero las instituciones y los estados no deben esconderse detrás de ellos. Lejos quedan las guerras civiles -como la inglesa- y las grandes revoluciones -como la americana- engendradas por conflictos tributarios, pero la historia nos recuerda que los impuestos son casi tan viejos como el Estado. Los cambios en ese ámbito exigirán de manera ineludible el debate y la legitimidad democrática.

(post publicado en El Europeo - www.eleuropeo.es )

1 comentari:

emilio ha dit...

Entre las propuestas del Consejo y las de la Comisión, me quedo con la Comisión :)
Un abrazo!