"When Princess Europa was kidnapped by Zeus in bull’s disguise, her father, Agenor, King of Tyre, sent his sons in search of his lost daughter. One of them, Cadmon, sailed to Rhodes. In Delphi he asked the Oracle about his sister’s whereabouts. On that specific point Pythia, true to her habit, was evasive -but she obliged Cadmon with practical advice: "you won’t find her. Better get yourself a cow, follow it and push it forward, don’t allow it to rest; at the spot where it falls from exhaustion, build a town".
Zygmunt Bauman



diumenge, d’abril 02, 2017

Francoescepticismo (Letras Libres)

(Publicado en Letras Libres, abril 2017) 

Este texto apareció publicado en "El periodismo contra la mentira", el número 187 de abril de 2017 en España.

En su nuevo libro publicado a principios de año y titulado Les pathologies politiques françaises, Alain Duhamel dedica todo un capítulo al deporte nacional francés por excelencia: la autodenigración, el French-bashing y la pasión por el déclinisme. El libro se lee como una continuación del fantástico ensayo que escribió el mismo autor en el año 1993, y que llevaba por título Les peurs françaises. Un cuarto de siglo separa ambas obras pero el malaise francés es exactamente el mismo: Duhamel describe como nadie esa pulsión específicamente francesa que consiste, de forma algo psicótica, en amar y vilipendiar a Francia con la misma intensidad romántica y literaria. Un declinismo que ha conseguido trascender las divisiones políticas clásicas y que ha acabado integrando a personajes que provienen de tendencias políticas distintas, desde el provocador y antisemita Eric Zemmour con su best-seller Le suicide français a otros referentes culturales y literarios como Régis Debray, Alain Finkielkraut o el más progresista Michel Onfray. Todos ellos se libran con afán a este ejercicio intelectual masoquista en un momento particularmente fértil. Fértil porque la policrisis que vive Europa provoca enfado y decepción a partes iguales, y porque Marine Le Pen y su fiel secuaz Florian Philippot han conseguido que la sociedad vea al Front National como un arma arrojadiza aceptable y legítima para intervenir en el debate sobre el futuro de la Nación...